Valores Institucionales

Respeto a los Derechos Humanos

Las personas servidoras públicas garantizarán el respeto de la dignidad humana, los derechos humanos y los principios que los sustentan en forma progresiva, no regresiva, en igualdad y no discriminación.

Interés Público

Las personas servidoras públicas actuarán mediante la prevalencia de la máxima atención del interés público, procurando que mediante su labor se promuevan y respeten los derechos humanos y la eliminación de todas las formas de discriminación.

Respeto

Las personas servidoras públicas brindaran un trato digno y cordial hacia todas las personas; de tal manera que se propicie en todo momento el diálogo, la tolerancia, y la aplicación armónica de mecanismos que conduzcan al entendimiento y comprensión de sus intereses y necesidades.

Igualdad y No discriminación

Las personas servidoras públicas prestarán sus servicios a todas las personas sin distinción, distanciamiento, exclusión, restricción, o preferencia basada en el origen étnico o nacional, el color de piel, la cultura, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, económica, de salud o jurídica, la religión, la apariencia física, las características genéticas, la situación migratoria, el embarazo, la lengua, las opiniones, la orientación o preferencias sexuales, la identidad o filiación política, el estado civil, la situación familiar, las responsabilidades familiares, el idioma, los antecedentes penales o en cualquier otro motivo.

Igualdad de Género

Las personas servidoras públicas garantizarán en el ámbito de sus competencias que tanto mujeres como hombres que forman parte de la Comisión, accedan en las mismas condiciones, posibilidades y oportunidades a los bienes y servicios; así como a beneficios institucionales y a las promociones para ocupar puestos vacantes cargos y comisiones.

Entorno Cultural y Ecológico

Las personas servidoras públicas fomentarán en el ejercicio de sus funciones y conforme a sus atribuciones, el hábito de respeto, protección y conservación al patrimonio cultural y a los ecosistemas que nos rodean, como un derecho en el presente y para las generaciones futuras.

Cooperación

Las personas servidoras públicas colaborarán entre sí y propician el trabajo en equipo para alcanzar los objetivos comunes previstos en los planes y programas de esta Comisión, demostrando vocación de servicio público y fortaleciendo la confianza de la ciudadanía en la protección de sus derechos humanos.

Liderazgo

Las personas servidoras públicas son guía, ejemplo y promotores de este Código

Solidaridad

El espíritu de solidaridad laboral y social deberá constituir un valor permanente entre las y los servidores de la Comisión, atendiendo en todo momento a los fines superiores y trascendentes de la institución, como referentes obligados para afianzar los lazos de unidad, lealtad, amistad y compromiso.